Joe Biden impulsa la medida en pos de combatir el cambio climático. Esta acción reducirá las emisiones de dióxido de carbono. Además suministrará energía eólica a más de 10 millones de hogares para 2030.

El apoyo a la energía eólica del actual gobierno contrasta enormemente con la política del expresidente Donald Trump, que en repetidas ocasiones ridiculizó las fuentes de energía renovables durante su mandato, afirmando que son caras e ineficientes.

“El gobierno estadounidense está trazando una ambiciosa hoja de ruta a medida que avanzamos en los planes para enfrentar el cambio climático, crear empleos bien remunerados y acelerar la transición de la nación hacia un futuro energético más limpio”, afirmo la secretaria del Interior, Deb Haaland, durante una conferencia sobre energía eólica en Boston.

El gobierno del presidente Joe Biden anunció que haría cuantiosas inversiones para impulsar los parques eólicos, como parte de su agenda para combatir el cambio climático, en el pasado marzo.

Las obras reducirían en 78 millones de toneladas las emisiones de dióxido de carbono. Para esto, la administración Biden prevé invertir más de u$s12.000 millones al año en las costas del Atlántico y el Pacífico, creando decenas de miles de puestos de trabajo.

Haaland  informó que el gobierno apunta a tener hasta siete concesiones para turbinas eólicas en las aguas del Golfo de Maine, el Atlántico central y el Golfo de México, así como frente a las costas de Nueva York, las Carolinas, California y Oregon.

En aquel país solo se encuentra  completamente operativo un solo parque eólico marino y está el Block Island Wind Farm, terminado a fines de 2016 frente al estado Rhode Island siendo capaz de producir 30 megavatios.

Quiero publicar en Runrún