Contará con 55.000 mineros. Bitfarms trabajará con hasta 210 megavatios (MW) de energía. Sumarán una planta en Paraguay y expandirán la que ya existe en Quebec.

Bitfarms es una empresa argentina que se dedica a minar criptomonedas a gran escala. A fines de la semana pasada, la compañía anunció que ya arrancó la construcción y que tendrá cerca de 55.000 rigs mineros.

El CEO de la empresa, Emiliano Grodzki afirmó: “Nuestra nueva instalación de alta producción en Argentina, que se espera que acomode a más de 55.000 mineros una vez finalizada, ampliará enormemente nuestra capacidad y presencia global”.

Y agregó “Combinado con la expansión en Quebec, Canadá y nuestra construcción planificada en Paraguay, estamos posicionados para lograr nuestro objetivo corporativo de 8 exahash por segundo para fines de 2022”.

Bitfarms contrató a la compañía Proyectos y Obras Americanas S.A. (PROA) para la construcción y la instalación de la granja, que trabajará con hasta 210 megavatios (MW) de energía provenientes de una empresa privada, constituyéndose en la sexta granja de la empresa, impulsadas en este caso por la energía barata de Argentina.

“El proceso de minería se ocupa de la validación de transacciones en la red Bitcoin. Los mineros reciben recompensas por mantener la integridad de la red y se les incentiva a generar solo bloques que contengan transacciones legítimas”: así describe Bitfarms su actividad.

Fundada por los argentinos Emiliano Grodzki y Nicolás Bonta, la compañía se asoció con inversionistas extranjeros para apostar por la cripto minería de monedas virtuales. Luego se sumaron dos canadienses, Pierre-Luc Quimper y Mathieu Vachon, razón que explica por qué sus más de 16.000 servidores están en Quebec. En 2018 llegó a valer 1.200 millones, superando la cifra que los convirtió por un momento en “unicornios”.

Los mineros se benefician de los subsidios a la electricidad residencial que existen desde hace tiempo en el país. A pesar de que Argentina es un importador neto de gas, las facturas de electricidad de los consumidores representan sólo entre el 2% y 3% de un ingreso mensual promedio, en comparación con el doble que en otros mercados latinoamericanos como Brasil, Colombia o Chile por esto se transforma en un terreno fértil para el minado.

Quiero publicar en Runrún