El 6 de noviembre se elegirán los nuevos consejeros, miembros de la comisión fiscalizadora y delegados titulares y suplentes para la asamblea. El oficialismo va dividido a la elección y la oposición quiere recuperar el control de la entidad. Hace dos años que no hay comicios. Son 55.000 los asociados que están en condiciones de votar en la elección de noviembre, aunque la participación histórica no supera el 10% del padrón.

Los impulsores y apoderados trabajan con intensidad por estos días en la definición de candidaturas. La tarea no resulta sencilla porque son más de 150 los cargos en juego y deben estar representados en forma proporcional en los 23 distritos de Bariloche y Dina Huapi. El plazo límite para presentar las nóminas vence el miércoles.

La elección pondrá fin a un paréntesis de dos años sin participación directa de los asociados, como no ocurrió nunca en la historia de la CEB.

La abstinencia de urnas impuesta por la pandemia obligó a pasar de largo la renovación de delegados y consejeros prevista para 2020. En algún momento se habló de hacer la elección a hacer a comienzos de este año, pero el Inaes otorgó nuevas prórrogas que se extendieron hasta que quedó superada la segunda ola de Covid.

En la Lista Blanca y Verde (oficialista) todavía no están los nombres de los candidatos definidos”.

Por tanto, la lista Blanca (de Aristegui), que se impuso por amplio margen en la elección de hace dos años, esta vez se presenta dividida. La que se identifica como “Celeste y Blanca” es liderada por el actual consejero Luis Barrales, quien buscará renovar por otro período. Varios sindicatos, entre ellos el suyo (Peones de taxi) y también Utedyc y Luz y Fuerza lo apoyan.

Aristegui, Martín Enevoldsen y otros ex compañeros de ruta con Barrales conformaron ahora la lista Blanca y Verde y presentarán candidatos propios.

La lista Roja, que condujo la CEB durante más de 15 años y fue desplazada en 2019, volverá a presentarse con el actual tesorero Alejandro Pozas como primer candidato. Cuenta con el respaldo de un sector de la UCR, del sindicato mercantil y el dirigente peronista Rodolfo Rodrigo.

Aristegui informó que los consejeros con mandato “extendido” que caducan en diciembre son Barrales (que ingresó por la lista Blanca), Pozas y Luciano Pilquiman (de la Roja). Todos buscarían un nuevo período.

Hay en juego tres cargos de consejero titular, cinco suplentes y los tres miembros de la comisión fiscalizadora, además de los 102 delegados titulares y 43 suplentes.

Quiero publicar en Runrún