Tanto hogares, comercios como industrias industrias aumentaron el consumo de energía en los últimos días y abrieron debate de qué puede ocurrir en un escenario luego de las restricciones por el covid y en la vuelta a la tan ansiada normalidad con una fuerte reactivación. Es que se recuperó niveles de 2019 previos a la pandemia y el inicio del aislamiento obligatorio.

Según el último reporte de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), el consumo eléctrico creció 14,2% interanual en mayo y 11,9% intermensual, en un mes con temperaturas menores a las del mismo del mayo de 2020, y donde regía la cuarentena estricta y menor actividad industrial. La fundación destacó además que la potencia máxima anotada en mayo fue de 20.557 MW, muy lejos todavía de los 26.451 MW, récord histórico, de enero de 2021. Ese récord se rozó los últimos días de junio y puso en alerta al Sistema Argentino de Interconexión (SADI)

La demanda residencial abarca el 46% de la demanda total del país y aumentó 6,6% en un año, mientras la demanda comercial (26% del total) subió 11,6%. Por otro lado la demanda industrial creció 28% del consumo total y tuvo una fuerte suba en el mes, del orden del 33%.

26 provincias y empresas marcaron ascensos y sólo Formosa presentó una caída (-8%). El ranking de alzas en la demanda eléctrica de mayo lo encabezó Chubut (22%), seguido por Catamarca (17%); Córdoba, Corrientes, Santa Fe y San Luis (14% cada una); La Rioja y Neuquén (13%); y Edelap (12%). Completan la lista EDEA y EDEN (11%); Jujuy y Entre Ríos (10%); Santiago del Estero y Tucumán (9%); Santa Cruz, Chaco, Salta, San Juan y EDES (8%); Mendoza (7%); Río Negro (6%); Misiones (4%) y La Pampa (2%).

Quiero publicar en Runrún